Solicitar llamada

Durabilidad y mantenimiento de los suelos laminados.

Publicado el 17/06/2020

  • Durabilidad y mantenimiento de los suelos laminados.

Muchos de nuestros clientes nos hacen la misma pregunta, al interesarse en la compra de un suelo laminado: ¿Cuántos años deberia durar? Sinceramente, es difícil darles una respuesta, ya que esto dependerá de muchos factores, como veremos a continuación.

- Criterio de abrasión o “AC” (por sus siglas en inglés): generalmente, los clientes nos preguntan por suelos AC4 o AC5, sin saber realmente lo que significa, ya que es lo primero que nos aparece cuando buscamos en foros por la red, o vemos carteles publicitarios de grandes centros comerciales.

Las clasificaciones AC para suelos laminados miden la resistencia al desgaste y en un principio designaban niveles de entre AC1 y AC5.

Para determinar la clasificación AC, es fundamental, el método de prueba Taber, que mide la abrasión necesaria para desgastar la capa superior de un suelo laminado. Los que sois más curiosos, podéis encontrar muchos videos en Youtube de esta prueba.

A los suelos laminados, podemos dividirlos en suelos fabricados uso residencial o comercial.

Suelos laminados, uso comercial

- Clasificación AC1 (clase 21): muy poco tránsito. Ideal para habitaciones

- Clasificación AC2 (clase 22): tránsito moderado con niveles bajos de uso y desgaste, tales como comedores

- Clasificación AC3 (clase 23/31): salones y recibidores de tránsito moderado.

Suelos laminados, uso Residencial

-Clasificación AC4 (clase 32): espacios comerciales con un tránsito general y local, tales como oficinas, cafeterías, salones de belleza y tiendas de ropa o espacios residenciales.

- Clasificación AC5 (clase 33): áreas con un tránsito entre medio y alto que requieran una resistencia equivalente, tales como tiendas de ropa, salones de exposiciones, restaurantes y escuelas.

- Clasificación AC6 (clase 34): áreas con un tránsito muy intenso, tales como supermercados, terminales de aeropuerto y edificios gubernamentales abiertos al público.

Otro aspecto a tener en cuenta es el grosor de las láminas. Cuanto mayor, más resistente y mayor confortabilidad. El grosor aporta al suelo robustez y un mejor comportamiento acústico. Hay que tener especial cuidado con los suelos demasiado finos, ya que las planchas podrían curvarse.

Por último. Es importante revisar el sistema de anclaje de las piezas, este es el punto más débil del material. De la calidad del anclaje dependerá en mayor medida, el aspecto estético, ya que las juntas abiertas se aprecian con facilidad.

En el mercado actual existen diferentes sistemas de anclaje, el más conocido y utilizado por la mayoría de fabricantes, es el sistema UniClic. Este revolucionario mecanismo, patentado por la empresa Quick Step, es el más seguro, ya que da garantía de por vida en las juntas de anclaje, quedando estas perfectamente cerradas. Es el más recomendado.

Pero hay un aspecto fundamental en la durabilidad de nuestro suelo laminado. Se trata del mantenimiento diario que le demos. A continuación os daremos unas pautas para que vuestro suelo parezca nuevo como el primer día.

- En áreas especialmente propensas a suciedad, como la zona de entrada, los felpudos anti suciedad protegen el suelo del resto de la vivienda evitando la entrada de objetos punzantes.

Suelos laminados

- Las patas de los muebles se deben equipar con almohadillas de fieltro a fin de evitar arañazos. Compruebe las almohadillas de fieltro regularmente y sustitúyalas si es necesario. Las almohadillas de fieltro también se desgastan.

- Las sillas de oficina con ruedas se deben equipar con ruedas blandas de goma (DIN EN 12529:1998, 5.4.4.2, tipo W).

Tenga especial cuidado con macetas, floreros y cualquier objeto que contenga agua, ya que podría ocasionar una humedad estanca y dañar el suelo.

Para limpiar el suelo, use una mopa a diario, y para una limpieza más a fondo use una mopa ligeramente humedecida, con un producto que no contengan ácidos que puedan ocasionar daños. Siempre recomendamos jabones neutros.

Una vez semanalmente recomendamos fregar lo suelo con fregona muy escurrida, utilizando lo dicho anteriormente, un jabón neutro no agresivo.

- También se pueden utilizar aspiradoras con celdas no agresivas para suelos laminados.

Os proponemos algunos de los casos más difíciles de limpieza que nos soléis preguntar:

- Desgaste producido por suelas de goma: eliminar mecánicamente en seco, por ejemplo, con un estropajo de nailon.

- Leche, cerveza o vino: eliminar inmediatamente con un paño absorbente; si la mancha ya se ha secado, fregar con un limpiador adecuado para laminado y secar.

- Esmalte de uñas, barra de labios o tinte: limpiar con un paño sumergido en disolvente.

COMENTARIOS

Ningún comentario por el momento.

Añadir un comentario