Solicitar llamada

¿Qué diferencias hay entre un suelo laminado de alta y uno de baja calidad?

Publicado el 18/10/2019

  • ¿Qué diferencias hay entre un suelo laminado de alta y uno de baja calidad?

Te has preguntado alguna vez, ¿porqué hay tanta diferencia de precio, entre dos suelos laminados aparentemente similares?

Esta es una de las preguntas que más nos plantean los clientes en nuestras tiendas, cuando tienen decidido que quieren instalar suelo laminado en sus casas, y comparan el costo de un producto y otro.

Podemos empezar diciendo, que ambos podrán ser del mismo color, tener la misma dimensión, incluso la misma clasificación de resistencia, AC3, AC4 o AC5. En cualquier caso, si la diferencia de precio es sustancial, seguramente exista algún aspecto que la justifique.

Entonces, ¿en qué hay que fijarse a la hora de comprar un suelo laminado de calidad?

Pues son varios los aspectos los que darán respuesta esta pregunta. Siempre nos gusta enseñar al cliente, varias lamas de suelo del mismo color, pero de distintos fabricantes. Os podemos asegurar que en el 99% de los casos, indican que les gusta el de más calidad, sin si quiera saber precio.

Empezamos por lo que antes entra por los ojos, la capa que define el color del suelo y el aspecto que esta confiere. Los fabricantes más económicos utilizan plantillas de impresión de baja calidad. Son colores con patrones muy repetitivos, que todos los fabricantes "low cost" emplean. Se trata de los típicos: haya, sapely o roble, que hemos visto desde hace años y no han evolucionado.
Con esto no queremos decir que estos colores no sigan estando vigentes, ya que los fabricantes con suelos de alta gama, lo siguen incluyendo en sus catálogos.

Un fabricante de alta calidad, no te repetirá el dibujo de una lama en un mismo paquete. Con lo que podemos tener una lama con una impresión y la otra similar, colocada tres metros más adelante. Esto dará una sensación de un suelo real de madera.

La textura, la similitud en los nudos con una madera real, el brillo, la calidad de la fotografía de donde ha salido el patrón para la impresión, son otros aspectos diferenciales.

suelo laminado

En cuanto a la composición y clasificación del suelo laminado, ¿qué diferencias hay?

El primer aspecto a destacar es la dureza. Efectivamente, en cuanto a resistencia, los suelos laminados se pueden clasificar en AC3, AC4 y AC5.
Para saber en qué grupo se clasifica un suelo se realiza el test de abrasión, con un rodillo que tiene una lija que va dando vueltas por la superficie. Según el número de vueltas que dé la lija antes de que el suelo pierda su capa decorativa se establecen las calificaciones AC.

Según la norma EN 13329, esta es la resistencia al desgaste y la abrasión según número:

  • AC-3(más de 2.500 vueltas)
  • AC-4(más de 4.000 vueltas)
  • AC-5(más de 6.500 vueltas)

Pero aquí no acaba la historia porque, como veis, el AC solo marca la resistencia a la abrasión, pero no la calidad del suelo.

Para elegir según su calidad tenemos las calificaciones "Clase 31", "Clase 32", etc. En la que el primer dígito es el 3, uso comercial.
Las de uso exclusivamente doméstico empiezan por 2, por ejemplo, 21, 22, 23. Así quedaría entonces la clasificación:

  1. Clase 31- Para uso doméstico intensivo - comercial moderado.
  2. Clase 32- Para uso doméstico intensivo - comercial normal.
  3. Clase 33- Para uso doméstico intensivo - comercial intensivo.
  4. Clase 34- Para uso doméstico intensivo - industrial moderado.

Pero no es oro todo lo que reluce. Dos suelos AC4-32 pueden ser de muy distinta calidad. El de buena calidad además de ser AC4 utiliza una capa extra de protección a los arañazos, el famoso "scratch guard".

Suelos laminados, reacción a la humedad

Otro de los aspectos en los que hay hacer mucho hincapié a la hora de elegir un suelo, es el hinchazón con la absorción de agua, ya que todos los suelos no se comportan de igual manera, al entrar en contacto con la humedad.

Como ya hemos explicado en nuestro anterior post, el núcleo de nuestro suelo laminado está formado por un tablero de HDF (High Density Fibre "Fibra de alta densidad") compuesto por partículas de madera prensadas. En los suelos de menor calidad, para abaratar costes, se utiliza menos cantidad de madera, con lo que ese tablero esta menos prensado, y los huecos entre estas partículas es mayor. Esto provoca que el agua tenga mucho sitio por donde entrar, produciendo la típica hinchazón del suelo.

Sin embargo en un suelo de calidad, se utiliza gran cantidad de estas partículas de madera, y su prensado es infinitamente mayor, con lo que sé evita que quede espacio por donde el agua pueda penetrar. Con esto, el coste del suelo es mayor, pero también su resistencia.

El sistema click de fijación de los suelos laminados

El tema del "click" de unión también es un aspecto muy importante, ya que no todos son iguales.

Un "click" de mala calidad hará que cueste muchísimo montar el suelo. Seguramente habrá que gastar más tablas, ya que muchas se partirán durante el montaje. También, con el paso del tiempo, puede ocurrir que las lamas se separen, produciendo huecos desagradables a la vista. Cosa que no sucederá si se opta por fabricante de calidad. Como dato curioso, os podemos asegurar que muchos instaladores cobran menos por instalar un suelo de buena calidad que por instalar uno low cost.

Por todos estos aspectos y alguno más, es que existen suelos laminados de diferentes precios.
Como siempre os aconsejo que os acerquéis a cualquiera de nuestros centros de Pinturas Andalucía, donde podremos asesoraros para la compra de vuestro suelo laminado.

COMENTARIOS

Ningún comentario por el momento.

Añadir un comentario