Solicitar llamada

En este nuevo catálogo encontrarás todo tipo de productos orientados a la pintura acrílica, con una descripción para que conozcas todos los detalles de su aplicación. La pintura acrilica nos ha acompañado a muchos desde que éramos pequeños. Ya en la asignatura de plástica del colegio nos dejaban mancharnos y elaborar nuestras originales obras de arte con este tipo de pintura y, todavía muchos, continúan dedicándose a ello profesionalmente.

Por ello, existen una gran variedad de tipos de pintura acrílica que merece la pena conocer si queremos lograr el resultado deseado, o seguir aprendiendo sobre este tipo de técnicas. Al tratarse de un material versátil, en el mercado existen pinturas acrilicas elaboradas con materiales y compuestos diferentes, de forma que se adapten a todo tipo de trabajos.

Acrílico para estudiantes y jóvenes artistas

Es el tipo de pintura más utilizado en las escuelas y centros educativos o de artes plásticas. A pesar de ser uno de los tipos más económicos, su calidad es equiparable a las pinturas de mayor calidad, siendo la única diferencia el tipo de pigmento más suave y de menor calidad, pero cumpliendo su trabajo igual de bien que las otras.

Gouache

Este tipo de pinturas es muy parecida a las convencionales acuarelas, aunque esta tiene un tiempo de secado mucho más breve y no puede modificarse una vez que ha secado. Con las acuarelas, en cambio, podemos corregir la pintura utilizando un poco de agua. A su vez, la densidad de la pintura es más densa, así como la intensidad del color.

Pintura acrilica para especialidades

Este será el tipo de pinturas que podremos utilizar profesionalmente, para crear obras con gran cantidad de detalles y que requieran de un minucioso trabajo. Aquí la variedad de productos es mucho mayor por lo que será recomendable, después de probar varios tipos, decantarnos por un fabricante.

Cada fabricante elabora pinturas de forma distinta con productos químicos diferentes, por lo que mezclando fabricantes podríamos provocar reacciones químicas que nos podrían estropear la obra.

Acrílicos para manualidades

Es el tipo de pintura más utilizado por los más pequeños. Se trata de una pintura básica con una calidad media-baja, cuyo único propósito es poder dibujar figuras planas y opacas, sin efectos ni transparencias. Son pinturas bastante líquidas por lo que la mejor forma de trabajar con ellas es en superficies planas. Son las más económicas y más fáciles de encontrar en el mercado.

La pintura acrilica y gouache son las más populares entre los pintores profesionales, y su popularidad ha hecho que muchos se olviden de las principales características que lo diferencian ya que, aunque a simple vista puedan parecer iguales, a la hora de pintar su uso difiere bastante uno de otro, tanto en la composición de la pintura como en el método de uso.

Ahora que ya sabemos por dónde empezar a trabajar con la pintura acrilica, es el momento de conocer algunas técnicas para que nuestras obras logren el resultado que tenemos pensado, sin olvidarnos del toque profesional que nos ayudará a que la obra sea lo más orinal posible.

Todas estas técnicas parten de la premisa de que la pintura acrilica es un tipo de pintura de secado rápido y, en el momento que se secan, dejan de perder la solubilidad y se hacen resistentes al agua.

Aguada

Como su propio nombre indica, consiste en diluir la pintura en agua y aplicarla generando un efecto translúcido y de lavado.

Esponjado

Consiste en aplicar la pintura con una esponja en vez del pincel, generando un aspecto rugoso. Para ello la pintura deberá estar poco diluida.

Trapeado

Se utiliza para conseguir un efecto similar al anterior, solo que en este caso la pintura se aplica con una brocha bien cargada, para luego extenderla con un trapo arrugado, de ahí su nombre.

Marmolado

Es una de las técnicas más complicadas pero, de lograr su efecto, conseguiremos una clara imitación del mármol que dará un aspecto muy profesional y original a la obra. Consiste en aplicar pintura acrilica con un color que utilizaremos como base y, a continuación, pasar un trapo para dejar una base lo más fina posible, sobre la que dibujaremos líneas con un pincel fino, simulando las vetas del mármol. Éstas se verán difuminadas cuando pasemos a utilizar una brocha sobre ellas.

Craquelado

Consiste en utilizar otros materiales como el polvo de tiza para conseguir un efecto de grieta o deterioro, común en pinturas antiguas. Consiste en la aparición de grietas, que en los casos más graves llegan a fragmentar la capa de pintura y desembocar en su desprendimiento.

Pátina

Es la técnica perfecta si queremos dar un aspecto envejecido a la obra. Basta con aplicar una base de color oscuro y, sobre ella, con ayuda de la esponja aplicamos el color que queremos conseguir, dejando que el color de fondo se pueda entrever. 

Existen otras técnicas más profesionales que veremos más adelante, pero no debemos centrarnos al pie de la letra en utilizar todas las que se muestran en Internet. Podemos ser nuestros propios mejores artistas innovando y creando técnicas personales y que mejor se adapten a nuestras obras. La pintura acrilica es un elemento muy versátil y que seguro que nos permite conseguir los resultados deseados.

Pintura acrílica – Acrílicos Titan Acualux Catálogo de productos