Solicitar llamada

Suelos Laminado Descarga el catàlogos

Suelos Laminados

Modernos o tradicionales, los suelos laminados ofrecen un amplio abanico de posibilidades con diferentes tamaños de planchas, diversos tipos de diseño de la madera, una infinidad de colores y un sinfín de hermosos biselados y texturas.

Suelos Laminados
Suelos Laminados
 
 

En este apartado encontrarás un catálogo actualizado de todas las tendencias y novedades de los suelos de tarima flotante. Ha sido presentada como una de las grandes novedades en el sector de la decoración y diseño de interiores y se ha convertido en una de las alternativas más atractivas a la hora de renovar el suelo de nuestra vivienda o comercio. 

Se podría decir que la tarima flotante es un producto más o menos nuevo, que la tecnología ha logrado situarlo a la cabeza de las tendencias de decoración mejor adaptadas a las nuevas necesidades de los clientes.
Tal y como hemos podido ver reflejado en las revistas referentes de decoración, la tendencia durante estos últimos años sobre la instalación de suelos ha ido dirigida hacia la versatilidad y fácil instalación que ofrece la tarima flotante.
La tarima flotante consiste en láminas de material sintético o natural, con aspecto similar al parquet, y que cada vez suele ser la mejor opción a la hora de plantearnos cómo renovar los suelos de nuestra vivienda de forma económica y sin obras. Estos puntos, junto con las ventajas de ofrecer una mayor durabilidad, versatilidad a la hora de diseñarlo o una instalación rápida, hace que en el debate por elegir si instalar un suelo de este tipo o renovar el clásico parquet, sea la tarima flotante quien salga claramente vencedor.
Pese a lo sencilla que sea su instalación, no debemos olvidar nunca una segunda opinión de un experto para acertar en la elección sobre la calidad de la tarima y cómo instalarla correctamente para poder lograr un resultado profesional del que no vayan a surgir problemas más adelante.

La instalación es sin duda el gran éxito al acabar con el gran enemigo de las reformas en la vivienda: las obras. Su instalación se resume en un puzzle donde ni siquiera tendremos que utilizar materiales adhesivos. Se adaptan a casi todo tipo de superficies y en un par de días podría estar el suelo instalado.
 
Como sucede con los suelos de madera, los listones son sensibles a la humedad y a los cambios de temperatura, por lo que puede dilatarse y contraerse y tendríamos que dejar que el suelo se aclimatara. Pero, gracias a los materiales sintéticos de la tarima flotante actual, podemos amueblar la habitación en cuanto terminemos de colocar la última pieza.

Algunas otras ventajas son:
Versatilidad: a pesar de llevar poco tiempo en el mercado, los fabricantes se han sabido adaptar a la demanda de los clientes, ofreciendo una gran variedad de materiales y diseños, incluso imitando texturas como la madera o la piedra, o permitiendo que una imagen nuestra forme parte del suelo de la habitación.
Mantenimiento: será un punto clave si queremos alargar al máximo la vida útil de la tarima flotante. Bastará con barrer y eliminar la suciedad con un trapo húmedo.
Durabilidad: además de ir de la mano del mantenimiento, depende también de la calidad de la tarima, así como de su dureza. Por norma general, este tipo de tarimas son resistentes a ralladuras y a la abrasión por el tránsito de personas, de ahí que muchos comercios lo utilicen.
Saludable: este será un punto a favor, ya que los materiales que forman el compuesto de la tarima lo hacen resistente a la formación de bacterias y moho, además de poder aplicar tratamientos para hacerlo aún más saludable.
Si hay que reflejar alguna desventaja de la tarima flotante es el ruido. Una vez que tenemos instalada toda la tarima, a pesar de que haya quedado uniforme y bien ajustada a los rodapiés de las paredes, es casi inevitable que en algunas zonas el suelo "cruja" al pisar. En muchos casos, para evitar este molesto ruido, se aplica una especie de aislante durante la instalación para que la tarima repose y amortigüe mejor, pero no suele ser suficiente.
Respecto a la fuente del ruido, aún no hay ninguna razón clara que confirme este problema. Se cree que puede ser por la dilatación de los materiales con los cambios de temperatura, aunque también puede ser por el espacio vacío que se crea entre el antiguo suelo y la tarima, pudiendo crear zonas donde las tablas pierdan apoyo.
 
La humedad también suele ser un factor importante, así como la posición de los muebles que, al estar estáticos, puede cambiar la forma de la que se reparten los pesos y afectar así a las juntas cuando se dilatan, pudiendo causar zonas de estrés, producto del molesto ruido.

Y ahora que ya sabemos casi todo sobre los tipos de suelo que actualmente marcan tendencia, solo queda comparar el acabado y el aspecto visual. Para este último factor, el aspecto de la tarima flotante es tan real que hasta a grandes expertos les podría resultar difícil diferenciarlos de una tarima de madera real. Los suelos vinílicos, en cambio, van dirigido a otro tipo de diseños personalizados, donde se imiten materiales o se combinen formas y colores.