Solicitar llamada


Pintar madera

En esta sección encontrarás catálogos con todo tipo de productos con los que tratar y decorar la madera. Desde protectores para madera, hasta a pinturas, tanto para interior como para exterior, siempre con la calidad y garantía de Pinturas Andalucía.

logo pintura
Pintura madera
Pintar madera
  • Pintar madera interior
     
    Pintar madera - Interior

    Las maderas y muebles que se encuentran en el interior de una construcción precisan de pinturas y barnices especiales. En Pinturas Andalucía sabemos cuáles son los que más te convienen.

  • Pintar madera exterior
     
    Pintar madera - Exterior

    La exposición de maderas y ciertos muebles a los cambios del tiempo hacen que se les tenga que tener un cuidado especial. Hay que cuidarlos con barnices, aceites y esmaltes. Nosotros te ofrecemos los mejores del mercado.

  • Pintar suelos de madera
     
    Pintar suelos de madera

    Los suelos de madera, tanto en el exterior como en el interior de las viviendas, precisan de cuidados y productos que los protejan del uso y las inclemencias meteorológicas. Echa un nuestros catálogos con productos especiales para suelos.

 

Nuestras Marcas



Ya no solo en el ámbito decorativo o de la construcción, la pintura para madera puede ofrecernos unos grandes resultados con acabados profesionales si lo utilizamos como una manualidad. Pintura de látex o acrílica Son el tipo de pintura para madera más utilizada gracias a su acabado resistente pero respetando las propiedades de la madera, permitiendo que respire para que la humedad pueda ser expulsada. Es fácil de limpiar y, exceptuando algunos casos, suele ser bastante duradera. Pintura base Como para el resto de pinturas, la base conforma la superficie sobre la que se aplicará la pintura para madera, facilitando su imprimación para que sea uniforme y duradera. Además, ayuda a sellar y reparar imperfecciones, que también servirán como protección para la madera. Sería recomendable que el color de la base coincidiera con el de la pintura, o de un tono parecido según el acabado que queramos lograr. Pinturas con base de aceite Serán especialmente recomendables si queremos pintar zonas que requieren de un extra de resistencia y durabilidad (como zócalos, marcos de puertas, muebles…). El único inconveniente es que son sensibles a los rayos ultravioletas del sol, haciendo que se oxiden, por lo que no se recomienda su uso en exterior. Por el tipo de base aceitosa sobre la que se elaboran, este tipo de pinturas también reciben el nombre de alquídicos. Esmalte de acrílico El esmalte de acrílico es la elección adecuada para trabajos en madera que requieren de versatilidad y resistencia. Este acabado en particular proporciona un acabado firme que es muy resistente a la abrasión y las manchas. Es mucho más fácil de limpiar y no se astilla ni desgasta al manipularlo. Utiliza el esmalte de acrílico en casas para pájaros, cajas y otros objetos de madera que no sean puramente decorativos. Entonces, ¿qué base utilizo? Antes de comenzar a pintar debemos preparar la madera para facilitar la adhesión e imprimación de la pintura, para ello se usan las bases. Debemos elegir la base dependiendo del tipo de trabajo y de la propia madera. Si el trabajo es puramente decorativo y no estará sujeto a manipulación y coacción constante, bastará con una imprimación en base de látex. Si estará sujeto a otros factores o será de uso común, la base en acrílico será la mejor opción. Tras este punto, existen una gran variedad de pinturas para madera específicas para diferentes modelos, por lo que será recomendable dejarse aconsejar por un experto a la hora de comprarlas para asegurarnos que elegimos la opción correcta. Las casas de madera Si contamos con una casa de madera, debemos tener en cuenta que el tratamiento que requiere no es el mismo que el resto que llevamos a cabo en interior. La pintura para madera y demás productos que debemos aplicar deben ser capaces de conservar la madera en perfecto estado durante mucho tiempo, haciendo frente a efectos propios del ambiente como fenómenos meteorológicos. Si contamos con madera tratada, el mantenimiento será mucho más sencillo y bastaría con aplicar productos específicos para tal efecto. Para el caso contrario, deberíamos tener que aplicar una capa de imprimación acrílica, que servirá como la primera mano de pintura sobre la que mejoraremos la adherencia de la pintura y optimizaremos sus propiedades. Si vamos a utilizar pintura para madera por primera vez, será recomendable aplicar látex acrílico (no conviene escatimar en calidad, si es anti-hongos mejor). Cada vez que apliquemos una mano de pintura, como siempre, tendremos que esperar a que se seque para aplicar una nueva, siendo recomendable esperar a días secos y poco soleados para pintar para evitar ampollas y mal secado. Si vamos a pintar sobre una madera que ya fue pintada una vez, lo mejor que debemos hacer es lijar la superficie, sanearla y aplicar los mismos pasos que haríamos para el caso de pintar por primera vez. Uno de los grandes enemigos de la pintura para madera es la posibilidad que existe de que se cuartee, algo que puede suceder por varias razones que podrían residir en la misma hipótesis: una falta de adherencia de la pintura en la superficie, ya sea por el uso de aceites o un exceso de capas. La solución es sencilla, lijar la superficie y repetir el mismo proceso de imprimación y pintado. Lo mismo tendríamos que hacer para el caso en el que se haya producido ampollas o se haya descascarado la pintura. Por otro lado encontramos las grietas, no tan fáciles de tratar pero sí de disimular. Se suelen producir por un resecado continuo de la pintura o penetración de la humedad, y la solución más asequible es sellarlas con productos específicos como silicona y sellar las juntas. En relación a lo anterior, el moho y la humedad pueden hacer que aparezcan manchas, provocadas por una absorción excesiva de humedad por la madera. La solución suele ser algo engorrosa pero es la única forma de cortar de raíz el problema: localizar la filtración y repararla.